Adaptarse a cada situación, para salir reforzado de ellas

‘Sobreviven solo los que se adaptan mejor al cambio’.

¿Te suena esta cita? Es del filósofo Charles Darwin. Decía que la selección natural, junto con la evolución de las especies, es lo que hace que un individuo de una especie determinada, se adapte al medio. Por lo que es la especie que mejor se adapta la que sobrevive.

Algo así sucede hoy con las empresas. No sobreviven las más fuertes, si no las que mejor se adaptan a las circunstancias.

Las circunstancias pueden ser muy diversas y una crisis puede venir en cualquier momento, y tratarse de cualquier motivo. Pero lo que tienes que tener claro es tu objetivo: sobrevivir a la situación y salir de ésta más reforzado que nunca.

Y, por supuesto, tener claras cuatro cosas:

  1. Esto no va a durar para siempre
  2. Si quieres, puedes
  3. Es necesario un cambio de mentalidad
  4. Y es importante pensar a medio y largo plazo

CÓMO PUEDES PLANIFICAR TU NEGOCIO A PARTIR DE AHORA

¡NO TE QUEDES DE BRAZOS CRUZADOS!

Para realizar cualquier acción es necesario que te replantees la estrategia que quieres seguir en tu negocio. Siempre pensando a largo plazo, porque ya todos conocemos el dicho de que ‘lo que es pan para hoy, es hambre para mañana’. Piensa cuál es tu misión (corto plazo) y tu visión (largo plazo). Pero piénsalo en grande, aunque seas pequeño.

En el post anterior, os comentábamos la importancia de aprovechar este tipo de situaciones para cuidar la imagen de nuestra empresa y pulir ciertos temas que teníamos un poco olvidados, o qué por falta de tiempo, no se han llegado a realizar. Y es que la imagen es todo el conjunto de acciones que se llevan a cabo tanto en comunicación, como en marketing, e incluso todo lo que tiene que ver con el proceso de venta.

Es importante que te pares a pensar y entiendas los patrones de comportamiento que tiene el usuario a día de hoy. Si comparamos este periodo, con el mismo periodo de 2019, las ventas online se han disparado, aumentando en más de un 50%. Y los patrones de navegación han cambiado totalmente.

Piensa en las necesidades y en los problemas que pueden tener, a partir de ahora, tus clientes y enfócate en ofrecerles una solución. Porque la situación actual que estamos viviendo, como consecuencia del Covid-19, está ligada al tipo de consumo que habrá en el futuro.

Reorganizar la estructura del equipo

CAMBIO EN LAS FUNCIONES QUE DESEMPEÑA CADA UNO O EN NUESTRA FORMA DE TRABAJAR

No todos los cambios tienen por qué ser visibles. A veces, un giro dentro de la propia organización de la empresa, puede ser un buen comienzo para cambiar a largo plazo esa estrategia que has tenido hasta ahora de negocio y buscar alternativas que te permitan adaptarte a las circunstancias.

Adaptarse a una nueva forma de trabajo o buscar herramientas digitales que te permitan gestionar proyectos, aumentando la productividad del equipo y ahorrando tiempo, para poder dedicárselo a otras cosas.

Es un buen momento para analizar aquello que has estado haciendo hasta ahora. La forma de trabajar, de comunicarte con tus empleados y tus clientes. En definitiva, ver qué ha funcionado y qué no, ¡y cambiarlo!

Cambios en la empresa

EN BUSCA DE UNA NUEVA ESTRATEGIA DE MARKETING

Quizás tengamos que modificar los servicios, pensar en una nueva forma de ofrecerlos, o dar un giro de tuerca a nuestros productos… Quizás solo se necesite un cambio en la forma en la que lo comunicamos, o quizás, tenemos que adaptarnos a los usuarios ofreciéndoles diferentes opciones desde el primer momento en el que contactan con nosotros.

Nuevas opciones de venta, nuevas formas de envío, servicios adicionales a los que ya ofrecemos… Pero sobre todo, sigue cultivando la relación con tus clientes. Ahora estamos todos más conectados que nunca, y ten en cuenta que lo que siembres hoy será lo que recojas mañana.

Se nos ocurren infinidad de cambios en una estrategia empresarial, pero empezar con pequeños pasos puede ser al final el comienzo de algo grande, y lo que haga que defina tu nueva estrategia de negocio que te permitirá adaptarte a las circunstancias.

¿Y tú? Después de haber leído nuestro post,
¿con qué mentalidad te quedas?

MENTALIDAD DE CRISIS

  • Solo pienso en lo que tenía y en cómo hacía las cosas antes
  • Veo la situación como un problema y solo me centro en lo negativo
  • Espero a que la situación mejore
  • Pienso a corto plazo, en lo que va a pasar ahora

MENTALIDAD DE OPORTUNIDAD

  • Me adapto a las nuevas circunstancias y evoluciono hacia nuevos modelos de negocio
  • Veo una oportunidad en el problema y tiendo a adaptarme a la situación
  • Tengo una actitud proactiva
  • Pienso en los resultados a medio y a largo plazo

Cada situación nos trae nuevas oportunidades,
y en tu mano está aprovecharlas

Entradas relacionadas

Tarjetas de visita, ¿algo vintage?

La tarjeta de visita es la primera presentación de tu empresa y por eso, es un elemento fundamental en cualquier evento de networking que se

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *