¿Ha llegado el momento de renovar la página web?

Ser o no ser. Estar o no estar. Renovar la web o mantener esa imagen con la que ya no te sientes identificado. Problemas menores o mayores que,  sin embargo,  en Capitán Quimera entendemos muy bien y que muchos de nuestros clientes nos comentan.

Ya hice una inversión hace unos años en la web ¿ahora tengo que volver a renovarla? ¿Cuánto me va a costar? ¿No sirve lo que tengo?

Piensa: ¿llevas varios años con el mismo escaparate? ¿no actualizas tus modelos y productos? ¿o, sigues haciendo las cosas igual que hace seis años? Como la vida misma, las cosas cambian y las páginas web también. Y si hubo un día, ‘años ha’, que decidiste crear una página web corporativa y luego te olvidaste de ella estamos casi seguros que vas a tener que renovarla.

La web es el escaparate digital de lo que eres, de tu imagen de marca. Pensemos en voz alta: fotos en mala calidad, textos que no transmiten, pantallas que apenas son legibles en el móvil, partes de la página que no cargan, formularios que no funcionan. ¿En serio eres eso? Estamos seguros de que no, por eso hoy te adelantamos unas pequeñas reflexiones para valorar ese cambio de imagen que hace tanto anhelas. Para todo lo demás… Capitán Quimera.

 

renovar_web

 

¿Qué podemos hacer con una web desactualizada?

 

Renovar la estructura manteniendo la imagen corporativa:

Quizás no hace mucho que hiciste cambios en tu identidad corporativa, que tienes un logo cuidado y que te preocupaste porque todo en la web encajase como un perfecto puzle pero quieres ampliar apartados, incorporar un blog, lanzarte a montar una tienda online… Integrar estos apartados en la web tiene su intríngulis. Todos los enlaces tienen que funcionar bien, tenemos que redireccionar a nuestros usuarios a las nuevas partes de la web donde los queremos hacer llegar, queremos que sepan que ahora vendemos, o que conozcan una nueva funcionalidad. Por tanto, un cambio en un punto seguramente implica cambios en otros que no habías considerado. Ni es tan complicado como para abandonar ni es tan sencillo como quizás te han vendido por ahí.

Renovación diseño y estructura:

1999 fue un buen año para montar la web. Entonces todo por lo que apostaste fue puntero. Y es cierto. Pero ha pasado más de una década desde esa apuesta y es hora de ser puntero también ahora. Piensa en que estás haciendo una inversión, no un gasto. Habla con tu equipo, planifica realmente qué quieres transmitir en la web y ponte en manos de profesionales para comenzar a dibujar lo que será tu nueva web corporativa.

Incluyendo blog:

Tu web no es vieja pero quieres incluir un blog para crear contenido, contar lo que haces, que la gente llegue a ti a través de lo que explicas, ser una referencia en tu sector. Se puede incorporar un gestor de contenido a la web, respetando la imagen corporativa y no salirse mucho de lo que eres actualmente y ¡voilà! Ya lo tienes. A partir de ahí, el objetivo es no abandonar la creación de textos porque si no parecerá que lo has descuidado.

Incluyendo tienda online:

Vender en internet no es sencillo y hay mucha competencia. Pero crear una tienda online a día de hoy es una inversión perfectamente asumible que te puede ayudar a abrir nuevos mercados, sacar stock, salir de tu zona local de influencia. No hacen falta desarrollos a medida. Si quieres probar, se puede comenzar con tiendas online basadas en sistemas como Prestashop o Sugar CRM con unas inversiones medias y que te permitan ser autosuficiente sin depender en el día a día de externos.

Incluyendo nuevas funcionalidades de mejora:

Seguro que hay elementos que ves en otra web que te gustan y te preguntas por qué no están en la tuya. Canales de suscripción, canales de atención al cliente, intranet, accesos privados para clientes y proveedores, acceso a facturación, al estado de la entrega de un producto, a soporte,… No hace falta cambiar toda la web pero una actualización te ayudará a una mejor gestión de tus recursos, mejor servicio al cliente final y mejor usabilidad.

 

Qué conseguirás con la reforma de la página web

Mejor imagen, mejor posicionamiento en buscadores, ampliar servicios, mejorar usabilidad y navegación por la web, adaptar la web a dispositivos móviles, generar más interés, recibir más consultas y vender más, posicionarte por encima de la competencia,…

Las ventajas son  muchas y varían en función de los objetivos que tengas marcados. Si quieres que te ayudemos a alcanzarlos, en Capitán Quimera te ayudamos. Ponte en contacto con nosotros y conoce algunos trabajos similares que hemos realizado en nuestro portfolio.

 

Nuestro Buzón

Tags:
1 Comment
  • […] la web es nuestra carta de presentación online. No hace falta tener la súper web ni querer imitar a grandes marcas si nosotros no somos eso. Pero sí que sea estética, que transmita bien lo que somos, qué hacemos, para quién lo hacemos y que esté actualizada. La web es nuestro escaparate ¿tú tendrías un escaparate de una tienda 4 años sin actualizar ni cambiar mensajes? Pues aplícalo a tu sitio web. […]